‘Casa desolada’ de Charles Dickens. 1853 (Fragmento)

Traducciones - Translations, Traducir a otros autores - Translating other writers

Existen cuerdas en el ser humano – extraños hilos variables- que sólo son golpeadas por accidente; que permanecerán calladas e inconscientes para atraer al más apasionado y honesto, y que responderán finalmente al tacto casual más mínimo. En las mentes más crueles o infantiles hay una serie de reflexiones que el arte rara vez puede guiar, o habilidad que pueda asistir, pero que se revelará por sí misma, como las grandes verdades lo han hecho, por casualidad, y cuando el descubridor tenga el más simple y sencillo final a la vista.

‘Interno’, by Omar Galliani. 2006

Anuncios

‘Los miedosos’ de Sylvia Plath. 1962

Traducciones - Translations, Traducir a otros autores - Translating other writers

Este hombre se ha inventado un seudónimo

Y se arrastra tras él como un gusano.

 

Esta mujer al teléfono

Dice ser un hombre, no una mujer.

 

La máscara aumenta, se come al gusano,

Rayas para la boca y los ojos y la nariz,

 

La voz de la mujer se ahueca—

Más y más como la de un muerto,

 

Los gusanos en la glotis paran.

Odia

 

La idea de un bebé—

Ladrón de células, ladrón de belleza—

 

Preferiría estar muerta que gorda,

Muerta y perfecta, como Nefertiti,

 

Escuchando la feroz máscara se magnifica

El limbo plateado de cada ojo

 

 

Donde el niño no puede nadar,

Donde sólo está él y él.

‘Lamento’ de Kathleen Raine. 1952

Traducciones - Translations, Traducir a otros autores - Translating other writers

¿Dónde están aquellas deslumbrantes colinas tocadas por el sol,

Esos riscos de la infancia que solía escalar?

Escondido, escondido bajo la niebla allá en la montaña,

Escondido está el corazón.

Un día de nube, toda una vida cae,

Idos los brezos y las corrientes puras,

Idos los lugares rocosos y el prado,

Escondido, escondido bajo el pesar allá en la montaña,

Escondido, escondido.

Oh, tormenta y temporal de lágrimas, cuyo tamiz cegador

Hace un tiempo de duelo, una cortina de nieve a la deriva

Empaña las alturas inmortales una vez vistas.

Escondido, escondido está el corazón,

Escondido, escondido está el corazón.

‘El hogar es tan triste’ de Philip Larkin. 1964

Traducciones - Translations, Traducir a otros autores - Translating other writers

El hogar es tan triste. Permanece como si fuese abandonado,

Moldeado al confort del último en marcharse

Como para ganarles de vuelta. En cambio, despojado

De cualquiera a quien complacer, se marchita así,

No teniendo corazón para poner a un lado el ultraje

 

Y vuelve de nuevo a cómo empezó,

Un complacido disparo a cómo las cosas deberían ser,

Una amplia y larga caída. Puedes ver cómo era:

Mira las fotografías y la cubertería.

La música en la banqueta del piano. Aquella vasija.