Dos miran a dos – Two look at two. 1923

Traducciones - Translations, Traducir a Robert Frost

Dos miran a dos

Amarse y olvidarse puede haberles llevado

Un poco más arriba en la ladera

Con la noche tan cerca, pero no mucho más allá.

Deben de haberse detenido pronto en cualquier caso

Con idea de un camino de vuelta, así de áspero era

Con la roca y la erosión, e inseguro en la oscuridad;

Cuando les detuvo un muro que se derrumbaba

Amarrado con un alambre de púas. Permanecieron haciéndole frente a esto,

Gastando el impulso que más adelante tuvieran

En una última mirada al camino que no debieron recorrer,

En lo alto del fallido sendero, donde, si una piedra

O la tierra se movía en la noche, se movía por sí misma;

Ningún paso la movía. ‘Esto es todo’, suspiraron,

‘Buenas noches al bosque.’ Pero no; había más.

Una cierva cercana a un abeto se quedó mirándoles

A través del muro, tan cerca de éste como ellos.

Les vio en su campo, ellos a ella en los suyos.

La dificultad de ver lo que permanecía quieto,

Como algún canto boca abajo dividido en dos,

Estaba en sus ojos nublados; no vieron miedo allí.

Parecía pensar que dos de ellos estaban a salvo.

Después, como si fueran algo así, aunque extraños,

No le preocupó durante mucho tiempo,

Suspiró y pasó sin miedo por el muro.

‘Esto, entonces, es todo. ¿Qué más se puede pedir?’

Pero no, no lo era todavía. Un bufido para hacerles esperar.

Un ciervo cercano a un abeto se quedó mirándoles

A través del muro, tan cerca de éste como ellos.

Era un ciervo sin cuernos de lujuriosas fosas nasales,

No el mismo ciervo que volviese a su lugar.

Les miró extrañado con sacudidas de cabeza,

Como si preguntase, ‘¿Por qué no os movéis un poco?

¿O dais alguna señal de vida? Porque no podéis.

Dudo de si estáis tan vivos como parecéis.’

Así estuvieron hasta que casi se sintieron retados

De estirar la mano ofreciéndola – y un conjuro se rompió.

Después también él pasó sin miedo por el muro.

Dos han visto a dos, desde donde quiera que hables.

‘Esto debe ser todo.’ Fue todo. Aún permanecieron,

Una gran ola desde ahí les pasó por encima,

Como si la tierra en un inesperado favor,

Hubiera hecho definitivamente que les devolvieran su amor.

*

Two look at two

Love and forgetting might have carried them

A little further up the mountain side

With night so near, but not much further up.

They must have halted soon in any case

With thoughts of a path back, how rough it was

With rock and washout, and unsafe in darkness;

When they were halted by a tumbled wall

With barbed-wire binding. They stood facing this,

Spending what onward impulse they still had

In One last look the way they must not go,

On up the failing path, where, if a stone

Or earthslide moved at night, it moved itself;

No footstep moved it. ‘This is all,’ they sighed,

Good-night to woods.’ But not so; there was more.

A doe from round a spruce stood looking at them

Across the wall, as near the wall as they.

She saw them in their field, they her in hers.

The difficulty of seeing what stood still,

Like some up-ended boulder split in two,

Was in her clouded eyes; they saw no fear there.

She seemed to think that two thus they were safe.

Then, as if they were something that, though strange,

She could not trouble her mind with too long,

She sighed and passed unscared along the wall.

‘This, then, is all. What more is there to ask?’

But no, not yet. A snort to bid them wait.

A buck from round the spruce stood looking at them

Across the wall as near the wall as they.

This was an antlered buck of lusty nostril,

Not the same doe come back into her place.

He viewed them quizzically with jerks of head,

As if to ask, ‘Why don’t you make some motion?

Or give some sign of life? Because you can’t.

I doubt if you’re as living as you look.”

Thus till he had them almost feeling dared

To stretch a proffering hand — and a spell-breaking.

Then he too passed unscared along the wall.

Two had seen two, whichever side you spoke from.

‘This must be all.’ It was all. Still they stood,

A great wave from it going over them,

As if the earth in one unlooked-for favour

Had made them certain earth returned their love.


Publicado por primera vez en la revista digital FronteraD el 16 de enero de 2017.

Anuncios

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s