Respeto. Y todo lo que no lo es.

Opinión - Opinion, Periodismo - Journalism

No quiero tu respeto porque no es un deseo. No lo pido porque no es algo que se pueda otorgar o no a placer. No lo reclamo como algo que se me debe y que, por tanto, me cobro. No lo solicito porque si tengo que solicitarlo deja de ser respeto, ni lo espero porque si cabe la espera también cabe la no realización.

El respeto es, de por sí, una exigencia que parte de uno para consigo mismo, un hecho que se traslada al resto y un derecho compartido. Nos enseña quiénes somos. Nos demuestra quiénes son los demás. Nos abre caminos y nos ayuda a cerrar puertas.

Anuncios

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s