Vivir en lo pequeño

Opinión - Opinion, Periodismo - Journalism

Me fascina lo obsoleto. Las cabinas de teléfono, las cartas manuscritas. Los discos de vinilo, lo que ahora se llama retro -en esta moda sombría de no respetar lo antiguo y no renovar lo nuevo-.El cine entre semana. Cualquier conquista por méritos. Comprar en tiendas pequeñas. Wilder tras la pantalla. Los clásicos literarios. El metro en silencio. La entrada comprada en taquilla. Echar pan a los patos. Esas señoras que aún se sientan a tomar el fresco. Las fotos desenfocadas. El olor a fruta de huerto. Vestirse para ir al teatro.Los cafés del centro. La misma charla durante horas. Vivir en lo pequeño. Sin WhatsApp ni respuesta inmediata. Sin la “ecológica” comodidad del e-book. Sin tanta virtualidad que impida lo espontáneo o verdadero. Sin la foto del lugar y del momento que interrumpa conversaciones. Sin esta autopropaganda tan propia de este tiempo.

Por mucho que se lo propongan, la intimidad de una vela no es suplida por la lámpara regulable porque lo elemental aún conserva algo de misterio. De ahí que lo imprevisible suela ser mejor que el plan perfecto. Y de ahí que todo dure tan poco y sea inventado con  idea de reemplazo. Objetos, relaciones, sueños. Todo cortoplacista, todo caduco y con aire de embustero.

Anuncios

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s