Cuando el pasado responde

Opinión - Opinion, Periodismo - Journalism

Cuando el pasado llama, aparece en el umbral como un vendedor de humo y el destino, en su sabiduría vieja, pierde la llave para que esa puerta no se abra. Cuando escribe, el pasado lo hace en papel de factura, como si utilizásemos un servicio no contratado del que jamás disfrutamos y que pretenden cobrarnos. Y cuando suena el teléfono, procuramos no atenderle, porque el pasado siempre cuenta con un argumento del que nadie goza y se define sempiterno.

Cuando en la noche solitaria sólo tú sabes lo que sueñas, puedes imaginar su retorno con el gesto redentor que lacre sus grietas, las tuyas. Y entonces, abandonados a nuestro letargo, obtenemos victoriosos la irrealidad de lo que es nuestro.

Así los días pasan con los pies en el suelo y los ojos abiertos. Sabiendo que el sueño vence con su verdad al farsante presente. Y ahí, ahí sí, le respondemos.

Anuncios

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s